Una iniciativa de:

Recursos

¿Qué es la disfagia?

¿Qué es la disfagia?

Descripción

La disfagia es una alteración de la deglución de los alimentos, sólidos o líquidos, incluyendo la medicación y la saliva.

La persona con disfagia puede tener dificultad para controlar el alimento en la boca, formar un bolo y llevarlo desde la boca hacia la garganta. También puede presentar dificultad en el paso de la garganta hacia el esófago y el estómago.

Tenga en cuenta que hay medicamentos que pueden alterar la deglución produciendo disfagia, consulte con su médico.

¿Qué riesgos implica?

Si el alimento entra en la vía respiratoria (aspiración), pueden producirse complicaciones respiratorias e incluso asfixia.

Cuando una persona sana se atraganta, tose para expulsar el alimento. No obstante, algunas personas con disfagia han perdido el reflejo de tos y pueden aspirar alimento o saliva sin toser, de modo que la aspiración puede pasar desapercibida (aspiración silente).

Por otra parte, si la persona no puede alimentarse e hidratarse suficientemente, por debilidad o lentitud, puede producirse desnutrición y deshidratación.

¿Cómo se diagnostica?

Si el médico detecta que puede tener disfagia, realizará un test clínico de deglución con diferentes consistencias y volúmenes. Si es necesario, se realizarán pruebas como la videofluoroscopia, la manometría esofágica u otras.

¿Cómo se trata la disfagia?

El objetivo del tratamiento es conseguir una deglución segura y eficaz, por boca siempre que sea posible.

La mayoría de las personas con disfagia mejorarán su deglución y conseguirán comer con algunas restricciones o con normalidad.

En algunas personas con disfagia grave, la mejoría puede ser lenta. Inicialmente se pone una sonda nasogástrica y, según la evolución, una sonda de gastrostomía (PEG) para pasarle los alimentos, los líquidos y la medicación.

Generalmente, la alimentación por boca se introduce de forma gradual, empezando con un yogur a pequeñas cantidades.

Es muy importante que se sigan estrictamente las indicaciones del médico, en cuanto a los alimentos y a la cantidad que puede tomar.

El médico, la enfermera y/o la logopeda le darán recomendaciones para comer con seguridad (entre otras, sentarse bien, evitar distracciones y bajar la cabeza).

La logopeda le enseñará ejercicios para mejorar la deglución.

  • movilidad reducida viviendas