Una iniciativa de:

Recursos

Cómo comunicarse mejor con una persona con disartria

Cómo comunicarse mejor con una persona con disartria

Que haya una buena comunicación depende tanto de la persona que habla como de las personas que le escuchan. A continuación, ofrecemos algunos consejos que pueden ayudar a mejorar la inteligibilidad del habla y conseguir una comunicación más efectiva:

CONSEJOS PARA LA PERSONA CON DISARTRIA

• Intente mantener una postura correcta, ya sea en la cama, sentado o de pie, ya que así se facilita el control de la respiración, la emisión de voz y la articulación.

• Hable despacio. Es importante hacer pausas, tragar saliva y no agotar el aire. Esto también dará tiempo al oyente para pensar en lo que usted ha dicho.

• En la medida que pueda, acompañe el mensaje hablado con la expresión de la cara, con movimientos de la cabeza o con gestos de las manos.

• Diga una palabra o frase clave antes de empezar a hablar, esto indicará al oyente cuál es el tema y le ayudará a entender. Por ejemplo, puede decir “CENA” antes de empezar a hablar sobre lo que le gustaría tomar para cenar.

• Use frases sencillas y cortas. No deje las palabras complicadas de pronunciar para el final de la frase.

Asegúrese de que le han entendido.

• Cuando no le entiendan, pruebe a señalar, dibujar, escribir o usar un comunicador, en papel, tablet u ordenador, para ampliar la información o para cuando haya un problema para entenderle. Use cualquier sistema que le resulte útil y cómodo.

• Cuando se sienta fatigado, pare y descanse.

CONSEJOS PARA LOS INTERLOCUTORES

Eviten distracciones e interferencias. Elijan una zona tranquila y con buena iluminación.

Miren a la persona mientras habla.

• Eviten hablar todos a la vez, sigan los turnos de palabra y denle tiempo suficiente para que se exprese.

Verifiquen que han entendido el mensaje.

Ej.: ¿Me has dicho que tienes hambre?

• Si no le han entendido, propóngale que:

–centre el tema,

–use una palabra clave,

–repita la frase palabra a palabra,

–intente deletrear o silabear la palabra, o

–repita el mensaje con otras palabras.

Repitan la parte del mensaje que SÍ que han entendido, así no tendrá que empezar desde el principio.

• Hagan preguntas directas, con respuestas concretas o del tipo SÍ/NO:

–En lugar de preguntar:

¿Qué quieres? pregunten ¿Quieres agua o zumo?

–En lugar de preguntar :

¿Qué te pasa? pregunten ¿Tienes dolor?

• Ayúdenle a utilizar los recursos que la persona tiene para expresarse: hacer gestos, señalar en un abecedario o en una lista de palabras, escribir en una pizarra, usar el comunicador (SAAC).

• Háblenle de forma natural, no infantilizada. Eleven la voz sólo si el paciente tiene problemas de oído.

  • movilidad reducida viviendas