Una iniciativa de:

Recursos

Úlceras por presión

Úlceras por presión

CAUSAS:

• Presión mantenida y prolongada sobre partes óseas.

• Falta o uso inapropiado del cojín y/o colchón.

• Objetos bajo el cuerpo: monedero, encendedor, migas de pan, arrugas de la sábana, etc.

• Posición incorrecta al estar sentado o acostado.

• No seguir el programa de cambios posturales.

• No seguir el programa de liberación de los puntos de presión en la silla.

• Fricción e irritación entre las piernas, debido a los espasmos.

• Ropa muy ajustada, costuras duras.

• Zapatos inadecuados.

• Férulas inapropiadas.

• Falta de higiene.

SIGNOS:

• Cambios de color de la piel: blanquecina / rojiza.

• Temperatura al tacto.

• Inflamación.

• Endurecimiento.

• Piel abierta.

• Ampolla o rascada

PREVENCIÓN:

• Inspeccionar completamente la piel, dos veces al día, al levantarse y al acostarse.

• Utilizar un espejo para aquellas zonas de difícil visualización.

• Seguir el programa de cambios posturales, al menos cada 3 horas.

• Liberar de presión las zonas óseas utilizando cojines.

• Utilizar el cojín y el colchón más adecuado.

• Mantener libres de arrugas i de objetos las zonas sobre las que descansa el cuerpo.

• Mantener una correcta alineación corporal.

• Liberar la presión, al estar sentado, realizando pulsiones y cambios en los puntos de apoyo.

• Utilizar ropa holgada, que no entorpezca la circulación de la sangre.

• Utilizar los zapatos adecuados. Vigilar cuando sean nuevos.

• Utilizar las férulas adecuadas y vigilar las posibles zonas de presión.

  • movilidad reducida viviendas